jueves, 21 de febrero de 2013

7º MINGAKO KULTURAL: TALLER DE DIBUJOS EN TELAR


14 y 15 de febrero

Se anunció la realización de este taller con el propósito de transferir los conocimientos que poseo en torno a cómo dibujar en el telar... conocimientos que no son plenos; sin embargo, ya suficientes como para dárselos a quienes desean aprenderlos para conocer el lenguaje de las ñimikafe, aunque en estos tiempos – por mí mismo – debiéramos decir las/os ñimikafe… Tradicionalmente ha sido un oficio de mujeres; pero he sabido de varios casos actuales de hombres jóvenes que por distintas circunstancias han tomado contacto e interés por las técnicas del telar mapuche… Allá mismo, al lado de Saltapura hay uno que aprendió de tanto acompañar a una de las mujeres de su grupo familiar a un taller, me han dicho… En Santiago, uno de los Kajfvkura se ha iniciado… Hace poco, en Valdivia conocí a un muchacho joven que estaba ensayando la técnica del gvpvh, con resultados notables.

Diez fueron las mujeres que anunciaron su interés por participar del taller, y sólo una de ellas no llegó; sin embargo, en total fueron quince las que debimos atender. Me acompañaron como ayudantes mis sobrinas Loreto y Karina.

Los principales problemas que debimos enfrentar fueron:

-         Algunas lamgen que no anunciaron su llegada.
-         Algunas lamgen que no cumplían el requisito de saber urdir para dibujar.
-         Algunas lamgen que llegaron sin telar (debieron improvisar uno).
-         Tres lamgen del campo creyeron que la actividad se realizaba en la sede comunitaria y se perdieron el primer día.
-         Algunas lamgen no sabían colocar el tohoh.
-         El número de personas asistentes (más de lo esperado).
-         Falta de un local cercano o de transporte para ir a la sede.


Imagen: Las instrucciones iniciales
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: David construyendo un improvisado mini telar, mandado por... nosotros sabemos quien.
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Alejandra y Andrea
Foto: Mabel Raguileo

Entonces, el taller comenzó antes de la hora indicada, para tener listo el urdido. Ahí me di cuenta que algunas no sabían cómo hacerlo… o sea, que llegaron ¡en blanco! NO conversé el asunto con ellas, aunque fue mi intención… pero, las circunstancias no me lo permitieron… Ojalá que se pongan en contacto conmigo pronto para poder hacerlo. Es parte de la evaluación que permite mejorar lo realizado.


Imagen: Erna y Loreto
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Carina
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Isabel y Justine
Foto: Mabel Raguileo

Nos repartimos por el patio, junto a las paredes y bajo los manzanos. Muy luego surgió el compartir… Entre ellas se orientaban… Loreto, Karina y yo no dábamos abasto y las que más sabían le daban indicaciones a las que se iniciaban… Moli sacó la peor parte… Algo tímida seguía las instrucciones de oída y llegó a desarmar tres urdidos… En un momento se me acercó y me preguntó cómo lo hacía. Escuchó atentamente mis instrucciones y me dijo: ¡Ah! Ya me doy cuenta en donde está el error… Desarmó, volvió a urdir y estábamos en la tarde del segundo día y bien avanzada la hora… La dejé sola y como a la media hora o algo más volví por donde se hallaba… ¡Vaya sorpresa! No sólo el urdido estaba perfecto; el tohoh, también. Pero, lo increíble es que había dibujado… Me senté a su lado y me confió: Lo que pasa es que yo cometí un error y fue no haber partido con las instrucciones suyas, sino que me dediqué a escuchar a mis compañeras… por eso lo hice mal. Ahora que lo escuché a usted, todo salió bien… Felicitaciones Moli Amulef, la que nada sabía. Otra que no anduvo bien fue Eugenia, pues no logró instalar adecuadamente el tohoh. Hubo que ayudarla, al segundo día…


Imagen: Moli, Lorena y Fresia
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Brenda
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Moli, Carolina, María y Eugenia
Foto: Mabel Raguileo

Finalizando el taller, casi anocheciendo el día 15, Fresia que dijo vivir entre Temuco y Cholchol gritaba ¡Lo hice! ¡Lo hice! Parecía una niña, plena de alegría, con el resultado de un dibujo sencillo, pero significativo. Todo eso mientras se dirigía a la carpa, para guardar su preciado trabajo.

Un caso especial para mí fueron Norma Igayman y sus dos hijas: María y Lidia. Ellas cumplían el requisito de saber urdir… Incluso saben dibujar con la técnica del gvpvh. Su interés era para capacitarse en lo del welu kvzez ñimiñ… y lo lograron en menos de una jornada. Fue muy satisfactorio.


Imagen: Alicia
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Con la colaboración de todos/as (Fresia y María)
Foto: Mabel Raguileo

Al finalizar la primera jornada (14 de febrero), llegó la tía Zoila Huilipan – invitada por mí – para contar a las participantes su testimonio sobre cómo mi abuela trabajaba para confeccionar una manta amarrada (xari makuñ). Se trataba de un trabajo que podía durar entre 3 y 8 días, con exigencias muy estrictas como la prohibición del acercamiento de otras personas, de gritar, de permitir que los perros merodearan, de bromear o de reírse en el sitio de trabajo. Nos habló del uso del añil, de hierbas como el natre, del barro majo (mallo), de las amarras y de las herramientas.



Imagen: Zoila Huilipan conversa con asistentes al Taller.
Fotografía: cedida por Moli Amulef



Imagen: Alejandra y Fresia (conversación con Zoila Huilipan)
Foto: Moli Amulef

Dejé como tarea la búsqueda de información acerca del significado de los dibujos.

Espero haber contribuido para que estas mujeres no descansen y ojalá pudiéramos volver a juntarnos para mostrar nuestros avances y compartir los nuevos aprendizajes.

Un abrazo a todas.

Dejen sus comentarios.

En el acto central del día sábado hubo un momento para ellas; pero eso se informará en la nota correspondiente.


Imagen: Brenda, Carina
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Observando el trabajo de Lorena y Fresia. 
(Ricardo comentó en la evaluación familiar, al día siguiente, que en el 2014 había que colocar luz en el patio, para que pudieran seguir trabajando cuando se hiciera noche)
Foto: Mabel Raguileo



Imagen: Lorena
Foto: Moli Amulef


Imagen: El xariwe de Carolina, como muestra
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: Las manos de Carolina
Foto: Mabel Raguileo



Imagen: El dibujo de Norma Igayman.
Foto: cedida por Moli Amulef.


Imagen: El porfiado tohoh de Eugenia
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: La alegría de Alejandra
Foto: Mabel Raguileo


Imagen: El dibujo que aprendió Lidia. De paso nos mostró que en lugar de xape (trape) o cordel, las medias son excelentes sujetadoras del wixal (witral)
Foto: Mabel Raguileo



Imagen: Lidia y su hijo.
Foto: cedida por Moli Amulef


Imagen: La alegría de Fresia.
Foto: cedida por Moli Amulef.



Imagen: Enseñando a confeccionar los flecos del xariwe femenino.
La tía Zoila nos contó que se distinguen dos tipos; pero, no recordó los nombres.
Foto: Mabel Raguileo