viernes, 29 de abril de 2011

OTRAS IMÁGENES DEL MALALTUN DE MI HERMANA FLOR

A propósito de Malaltun, mi tío Pablo cuenta que Rupayleo, Una tía tatarabuela mía conoció a su marido en uno de ellos, que se realizó en un lugar cercano de Villa Almagro. Allí dicen que el viejo Ñanculeo - que asistía a ese malatun junto a Rupayleo, su hija - se encontró con un primo, al que no veía hacía muchísimos años.

Al reencontrarse, los viejos manifestaron su alegría y presentaron a sus hijos. Ñanculeo a su hija Rupayleo, y Mellico a su hijo del que no recuerdo su nombre en este momento. Pero, hubo más, los viejos decidieron arreglar el matrimonio, pues querían permanecer cerca de ese momento en adelante.

Acá, en Saltapura y a febrero de 2011, no hubo nada de eso. Fue un asunto menos complicado y la pega no alcanzó a terminarse; faltaron kona.


Jorge Pacheco Raguileo guitarreando, mientras sus primas Loreto y Andrea pelan papas. Fotografía de Mabel Raguileo. (No, el chiquillo no es un machista de tomo y lomo; de hecho estuvo trabajando en lo de levantar el malal y siempre le veo atendiendo a sus hijas)


Aquí estamos almorzando una rica cazuela. Éramos casi pura familia y unos pocos amigos. Entre los últimos mi peñi Víctor Cifuentes, al fondo. Fotografía de Carina Raguileo. (La fecha nada que ver. Mi sobrinita no regula la cámara. Uf!!)


Otra del almuerzo. Fotografía de Carina Raguileo.


Este es Fernando Raguileo, el de la poesía y los dibujos mejores imposible. La motosierra resulta ser un excelente invento para estos asuntos de rozar vegetales. Fotografía de Carina Raguileo.


Este es Jorge Pacheco Raguileo. Durante una noche posterior a la de este día, él y sus primas estuvieron recordando los veranos de la infancia en Saltapura. Fue tremendo compartir la pega. Él y yo somos profesores. Gracias Jorge por que te pareces a los tuyos y no te vemos contaminado de ciudad, aunque allí naciste y allí creciste y allí has estado en toda tu vida. Fotografía de Carina Raguileo.


Raúl Raguileo, dice nuestra hermana Flor que en tus años de joven y mientras viviste en Saltapura fuiste muy bueno para el trabajo. Aquí recordando algo de ese tiempo, aunque sin la presencia de nuestro papá. Fotografía de Carina Raguileo.


Ricardo, la pareja de mi sobrina Mabel y cuasi hijo de su suegro y hermano mío. Se camufla bastante bien con la familia. Foto de Carina Raguileo.


Dos de los mayores: Teodora y José no se aguantaron al final de esa jornada y se lanzaron una ranchera de las mejores. Foto de Carina Raguileo.



Mi peñi Víctor Cifuentes (poeta, músico, traductor y muchas cosas más), dándole al podón. Foto de Carina Raguileo.


Un viejujo lindo, mi hermano Olegario que ya no tiene la misma energía física de la juventud; pero que es buena yunta para mí. Foto de Carina Raguileo.


Pucha, ni frío ni calor, sólo el disfrute de trabajar en algo agradable y por un momento estar lejos, muy lejos de la ciudad, y cerca, muy cerca de los míos. Foto de Carina Raguileo.


Nicolás, Jorge y Ricardo. Foto de Mabel Raguileo.

Espero que los ánimos no hayan descendido y que sigamos con más ganas de volver a reunirnos en el próximo verano.

1 comentario:

Carina Raguileo dijo...

Pucha se me fue el detalle de la fecha en la camara jajaja... bueno, debo decir que estas vacaciones fueron lejos las mejores que he tenido en mucho tiempo, solo espero que el universo entero conspire a mi favor para que en febrero pueda estar por alla nuevamente...
tío que bueno que mis fotitos le sirvieron de lago, es un placer aportar en lo mas minimo con todo lo que usted realiza....

lemoria pu lamuen.